Off

Crónica: Domingo de Sonorama (despedida y cierre)

by admin on 20 agosto, 2012

Parecía que un tren nos había pasado por encima. Sin embargo, el domingo era el último día de Sonorama y había que aguantar lo que quedaba de festival de la forma más elegante posible.

Un último día que despertaba a los asistentes con una grata sorpresa anunciada a través del twitter oficial del festival:  Xoel López iba a cerrar los conciertos de la mañana en la Plaza del Trigo con una actuación no anunciada en el cartel.

Casualmente, ese mismo día (12 de agosto) era el cumpleaños del artista y de uno de los organizadores del festival, Javier Ajenjo, que se subió al escenario a presentar al gallego y a dar las gracias a toda la gente que esperaba impaciente a Xoel aguantando el calor sofocante que hacía a esas horas del mediodía.

Guitarra en mano, Xoel López subió al escenario dedicando unas palabras de agradecimiento a la organización y calificando el hecho de actuar sin estar anunciado como una “frikada” que se le había ocurrido. Comenzó el concierto con una de sus canciones más famosas, “Reconstrucción”, y siguió intercalando éxitos antiguos con alguno de los temas nuevos de su último disco titulado “Atlántico”, como “Por el viejo barrio” o “Tierra”, hasta acabar con “El hombre de ninguna parte” con el simple acompañamiento de una voz femenina que le ayudaba con los coros, con una pequeña percusión y una flauta melódica.

Xoel López. Foto: César Redondo

Otra “sorpresa” dentro de la sorpresa fue cuando llamó al escenario a su amigo vigués Eladio, de Eladio y los seres queridos, triunfador dos días antes en el mismo escenario, donde los asistentes le gritaron el ya clásico “¡¡Escenario principal!!,¡¡Escenario principal!!” para acompañarle a la guitarra en otro de sus temas. Así, tema tras tema, completó 45 minutos de concierto en el que los numerosos asistentes corearon todas las canciones con gran entusiasmo todas las canciones,

De este modo se cerraron los conciertos de la mañana. Con un artista en mayúsculas que nadie esperaba, pero que dejó un gran sabor de boca a los presentes.

Tras esto, y el merecido descanso correspondiente, sólo nos quedaba una tarde de festival. Una tarde que comenzaría con el concierto de Defensa Verbal. Un concierto que arrancó los primeros aplausos de la tarde gracias a unas letras realmente buena y a un espectáculo en el que los dos Mcs (y el DJ) arandinos dieron lo mejor de si mismos. Una sorpresa para muchos, ya que el rap no es algo que abunde en Sonorama.

Defensa Verbal. Foto: Aranda en ViVO

Al finalizar el concierto en la ‘Bifrutas de Pascual’, nos fuimos a escuchar a ‘Cooper’, que dio un concierto que no defraudó en absoluto con temas como ‘Carrusel’ o ‘Hyde Park’. Dejaron una anecdótica dedicatoria de uno de sus temas a una muchacha que los adelantó con el coche cuando venían de camino a Aranda. Una dedicatoria que recibió aplausos, pese a ser un tanto extraña.

Volvimos al escenario principal ‘Ribera del Duero’ a escuchar a una banda francamente interesante: ‘The Primitives‘. Hubo gente que comentaba que su cantante (Tracy Tracy) no afinaba bien en algunas canciones. Puede que fuese cierto, pero la gente supo pasarlo por alto y disfrutar de un espectáculo que dejó cierto sabor a la música de los sesenta. Esto gustó mucho, sobre todo teniendo en cuenta que el éxito de ‘The Primitives’ fue en la decada de los ochenta. Con pequeñas intervenciones en castellano, Tracy Tracy iba dando paso a temas como ‘The Witch’ o ‘Panic’, pero no fue hasta que comenzaron los primeros acordes de ‘Crash’ cuando la locura se hizo con el público asistente, que comenzó a bailar y cantar de una forma que no se había visto durante los 40 minutos anteriores. Demostraron que aún tienen mucho espectáculo que ofrecer, desde luego.

En twitter la gente destacó el concierto de Maika Makovski como uno de los mas intensos del domingo. Seguramente, no les faltaba razón porque pese a que el cartel era potente, la desidia dominguera hacía que el festival no brillase como el sábado, por ejemplo. Algo perfectamente comprensible si tenemos en cuenta ‘el tute’ que llevaban los sonorámicos. El caso es que Maika Makovski tuvo al publico encandilado con su música desde el principio. Algo que no todos los grupos pueden afirmar en este Sonorama.

Tras comer un poco para recargar pilas, nos dirigimos al concierto de Russian Red. Es cierto que el escenario ‘Ribera del Duero’ estaba abarrotado. Y también es cierto que miles de fans estaban escuchando atentamente. De hecho, temas como ‘Fuerteventura’ o ‘Everyday Everynight’ fueron muy aplaudidos. Pero el ritmo y el tipo de música no era, quizás, el más apropiado para estar a punto de cerrar el festival. Lourdes Henández y su banda lo hicieron francamente bien, pero el cierre de Sonorama necesitaba más. Y como Sonorama es una caja de sorpresas, tras la actuación de Russian Red la calma se esfumó del recinto del festival con la entrada al escenario de ‘Lüger’.

'Lüger'. Foto: Aranda en ViVO

Si hubiese que definir en pocas palabras el concierto de estos madrileños, diríamos que fue una batería de canciones casi sin dar tregua al público para detenerse a respirar. La gente que estaba frente a la banda en el escenario ‘Castilla y León es Vida’ estuvo dándolo todo desde el primer momento. Temas como ‘Hot Stuff’, contundentes y, en ocasiones, salvajes, consiguieron despertar a los pocos rezagados que quedaban en el festival. Un gran contraste si tenemos en cuenta que tocaron después de Russian Red y antes de la formación que cerraría el festival: Calle 13.

Lo primero que debemos decir de Calle 13 es que empezó tarde. De hecho, cuando comenzó ya habían recibido más de una pitada por parte del público. Y es que hubo mucha gente que compró la entrada de un día sólo para ver a los de Puerto Rico. Ahora bien, nada más comenzar el público cambió los silbidos por los aplausos. Con una impresionante sección de vientos, un guitarrista que vivía la música (se movía de tal forma que parecía que en vez de sangre, por las venas le corría ritmo) y una percusión magnífica, comenzó un concierto en el que las letras y el carisma de su cantante hicieron el resto. Sí, fue una apuesta un tanto extraña del festival, pero creemos que salió bien, ya que gran parte del público salió encantado del espectáculo visto.

Calle 13. Foto: Aranda en ViVO

Y así, con Calle 13, finalizó el festival para nosotros. Un festival en el que lo pasamos francamente bien y que hizo que Aranda estuviese en todas las cabeceras nacionales debido a la música. Desde aquí, felicitar a la asociación arandinda Art de Troya por su trabajo al frente de este Sonorama Ribera 15, porque este año, pese a la crisis general, ha sabido mantener el listón bien alto.

De hecho, queremos cerrar con un video en el que se puede leer el mensaje que la organización lanzó a todos los sonorámicos.

¡Hasta otro año, Sonorama!

Comments are closed.